Lunes, Noviembre 29, 2021
Congreso EAACI 2012 – Calidad de vida en asma y rinitis alérgica
Sin categoría  

Congreso EAACI 2012 – Calidad de vida en asma y rinitis alérgica

Spectr News Theme Paula Richard
21 Noviembre

En junio se realizó en Génova (Italia), el The European Academy of Allergy and Clinical Immunology Congress 2012 – EAACI 2012. En una de las exposiciones de esta importante cita internacional se hizo hincapié en la calidad de vida de las personas con asma y rinitis alérgica.

PUNTOS CLAVE

• La calidad de vida es un factor importante e independiente con entidad propia dentro del control del asma y la rinitis alérgica

• La calidad de vida es la medida de mayor precisión en la percepción del paciente respecto a su enfermedad

• Existen herramientas de medición de la calidad de vida precisas y validadas

• La rinitis alérgica no controlada afecta tanto al control del asma como a la calidad de vida

• Tanto las vías aéreas superiores como las inferiores deben ser tratadas de forma adecuada

La calidad de vida es un aspecto muy importante en el tratamiento de los pacientes con asma y rinitis alérgica. Se puede definir como una medida del bienestar global de las personas a nivel individual y colectivo, teniendo en cuenta tanto la salud como la felicidad. En clínica, la calidad de vida es una medida del impacto de una enfermedad desde el punto de vista del paciente.

Según el punto de vista biomédico tradicional, el diagnóstico de una patología y las mediciones objetivas constituyen las herramientas fundamentales para tratar las enfermedades. Sin embargo, en los últimos años el modelo tiende a basarse en el paciente, de manera que el objetivo del médico es que las personas vivan más y mejor.

En este nuevo modelo, dos mediciones importantes son los años de vida ajustados por calidad (QALY, en sus siglas en inglés) y los años de vida ajustados por discapacidad (DALY, en sus siglas en inglés). Otros parámetros asociados a dicho modelo son la calidad de vida relacionada con la salud y la esperanza de vida.

En la actualidad, el asma conlleva 15 millones de DALY por año a nivel global, un valor similar al derivado de patologías tales como la diabetes, la esquizofrenia y la cirrosis hepática.

En el tratamiento de una enfermedad crónica como el asma deben tenerse en cuenta tanto el impacto inmediato de la patología como los riesgos futuros (1). Dentro del impacto actual se tendrían en cuenta los síntomas, la función pulmonar, las mediciones de los biomarcadores y la calidad de vida relacionada con la salud. Como riesgos futuros se considerarían las exacerbaciones, las hospitalizaciones y la obstrucción de las vías aéreas.

Una medición importante en el contexto de los ensayos clínicos realizados en asma es la calidad de vida relacionada con la salud, parámetro que representa el impacto global del control de la enfermedad y de las exacerbaciones.

La calidad de vida relacionada con la salud mide el impacto de una patología sobre el bienestar global de un individuo. Así, condiciona la capacidad física, el estado emocional y la vida social de las personas pudiendo afectar, incluso, a su situación económica. Se mide por medio de cuestionarios; existen cuestionarios de tipo genérico, como por ejemplo SF-36 o EQ-SD, y otros específicos tales como AQLQ (siglas en inglés de cuestionario sobre la calidad de vida en asma), St. Georges RQ, RQLQ (cuestionario sobre calidad de vida en rinoconjuntivitis, en sus siglas en inglés) o Rhinasthma. Estos cuestionarios específicos permiten la medición del efecto de las intervenciones en una patología concreta.

El proceso de producción y validación de un cuestionario de calidad de vida incluye diversos aspectos a tener en cuenta. Se trata de un proceso largo y laborioso: en primer lugar deben generarse los ítems; posteriormente es necesario tener en cuenta las propiedades psicométricas y establecer la validez. Una vez llegado a este punto, se llevan a cabo análisis de agrupamiento que permitan ponderar los resultados. El siguiente paso es evaluar y reevaluar la validez para, finalmente, establecer las propiedades evaluativas y discriminativas del cuestionario. Un parámetro muy importante es la diferencia mínima clínicamente importante (MCID, en sus siglas en inglés).

El cuestionario esencial en el campo del asma, que ha servido como base para todos los desarrollados con posterioridad, es el AQLQ (Juniper, et al. Thorax. 1992). Es un cuestionario de 32 cuestiones de cuatro dominios (limitaciones de la actividad, síntomas del asma, desempeño emocional y exposición a estímulos del entorno). Cada cuestión se evalúa por medio de una escala de 7 puntos y se obtiene una puntuación global, que es la media de las obtenidas en los cuatro dominios.

No siempre existe una relación directa entre la sintomatología y la calidad de vida, ya que es posible tener poca sintomatología y, en cambio, una calidad de vida muy disminuida. Así, aunque las personas con asma de mayor gravedad tienden a tener una peor calidad de vida, también se puede observar una disminución importante de la calidad de vida en personas con los síntomas bien controlados. Por ello, dado que la calidad de vida no se correlaciona claramente con otros parámetros, es necesario evaluarla por separado.

En relación a la sintomatología del asma, en un reciente estudio (Price, et al. J Asthma Allergy. 2011), al comparar la percepción de los pacientes con la de los médicos que los atendían, se observó que los médicos tenían una percepción de la gravedad de la sintomatología de sus pacientes inferior a la que estos referían.

En la misma línea, otro estudio (2) concluyó que los médicos registraban mejoras en el control del asma de sus pacientes superiores a las medidas por el cuestionario sobre el control del asma (ACQ, en sus siglas en inglés) y que deberían ser conscientes de los posibles sesgos existentes en el proceso de evaluación del control del asma.

En el estudio GOAL (3) se evaluó de forma específica la correlación entre el control del asma y el estado de salud de los pacientes, midiendo factores relativos a la calidad de vida. Se concluyó que la calidad de vida se ve disminuida en la mayor parte de los pacientes asmáticos y que, con un tratamiento eficaz, esta mejora.

La rinitis alérgica, por su parte, también tiene una afectación importante sobre la calidad de vida de las personas que la padecen, produciendo bajo rendimiento escolar y laboral, problemas de sueño, baja concentración, irritabilidad, problemas emocionales y problemas de socialización.

También se evaluó la influencia de la rinitis alérgica sobre el rendimiento escolar en un estudio (Walker, et al. J Allergy Clin Immunol. 2007 Aug;120(2):381-7. Epub 2007 Jun 8.) en el que se compararon los resultados de niños con rinitis alérgica entre unos exámenes de prueba realizados en un momento del año con baja presencia de alérgenos con los de los exámenes finales —en pleno período de alergia estacional—. Al comparar aquellos estudiantes que habían mantenido sus resultados con los que habían obtenido peores resultados en el examen final, se observó que los del segundo grupo presentaban una probabilidad un 43% superior de sufrir rinitis alérgica y un 71% de utilizar antihistamínicos que tuvieran entre sus efectos secundarios la capacidad de producir sedación.

A partir de resultados de diversos estudios que evaluaron la calidad de vida mediante el cuestionario RQLQ, se observó que el uso de esteroides intranasales mejoraba signifcativamente los resultados. Así, los estudios de Jacobs (4), Fokkens (5) y Kaiser (6) mostraron mejoras significativas de la calidad de vida en personas con rinitis alérgica estacional que recibieron furoato de fluticasona (110 ?g/día). Respecto a casos de rinitis alérgica perenne, los estudios de Given (7) y Vasar (8) mostraron mejoras significativas en los resultados del test RQLQ con furoato de fluticasona en dosis similar a la utilizada en alergia estacional.

El asma y la rinitis alérgica son dos condiciones que comparten la misma vía aérea, por la cual entran los alérgenos. Sus consecuencias respecto a la calidad de vida están, por ello, relacionadas. En un estudio de Leynaert (9) se observó que la combinación de rinitis alérgica y asma conllevaba un mayor deterioro de la calidad de vida a nivel físico, pero a nivel mental el perjuicio fue similar en ambos casos, poniendo de relieve el impacto sobre este aspecto de la rinitis alérgica.

En otro estudio que utilizó el cuestionario Rhinasthma (compuesto por 30 ítems que evalúan vías aéreas superiores, inferiores e impacto de la alergia a nivel respiratorio, además de un resumen global del impacto sobre la calidad de vida) se observó que, en un entorno de práctica clínica habitual sólo el 37% de los pacientes con asma y rinitis alérgica presentaban una calidad de vida clasifi cada como óptima. No se observó que factores demográfi cos pudieran predecir descensos en la calidad de vida. Además, tanto un mal control del asma como de la rinitis alérgica se asociaron a una disminución de la calidad de vida.

El control de la rinitis en pacientes con asma mejoró su calidad de vida. Tanto los factores relacionados con las vías aéreas superiores como los relacionados con las inferiores mostraron la capacidad de disminuir la calidad de vida.

En conclusión, la calidad de vida es un factor importante e independiente en el control del asma y la rinitis alérgica. Es un dominio medible con herramientas precisas. En el control del asma es importante tratar tanto las vías aéreas inferiores como las superiores, ya que una rinitis alérgica no controlada afecta al control del asma.

Referencias:

1- Reddel, et al. Am J Respir Crit Care Med. 2009

2- Juniper, et al. Prim Care Respir J. 2004

3- Bateman, et al. Eur Respir J. 2007

4- Jacobs, et Curr Med Res Opin. 2009; 35; 1393-401

5- Fokkens WJ, et al. Allergy. 2007;62:1078-84

6- Kaiser HB, et al. J Allergy Clin Immunol. 2007; 119;1430-7;

7- Given JT, et al. Am J Rhinol Allergy. 2010; 24;444-50

8- Nathan RA, et al. Ann Allergy Asthma Immunol. 2008;100:74-81

9- Leynaert, et al. Am J Respir Crit Care Med. 2000

Ver artículos de Medicina Respiratoria

Ver artículos de Pediatría

Ir al sitio del evento

Entrevista Dr. David Mayerson, Presidente Sociedad Chilena de Ginecología Oncológica
Congreso WCC 2012 – Manejo antiplaquetario con tratamiento médico en pacientes con síndrome coronario agudo
Registro Ingreso
Perdió su contraseña?
Registro Ingreso
La contraseña será enviada a su correo

Ver términos de uso y condiciones

Regístrese

Para acceder a todos el contenido y las últimas novedades te invitamos a registrarte sin costo e ingreso instantáneo.

Quiero registrarme Ya estoy registrado
Registro Ingreso
Ingresar