Viernes, Marzo 25, 2022
SLAMS 2009: La eyaculación precoz según la percepción del paciente
Sin categoría  

SLAMS 2009: La eyaculación precoz según la percepción del paciente

Spectr News Theme Paula Richard
31 Mayo

En el décimo congreso de la Sociedad Latinoamericana de medicina sexual realizado durante el 2009 en Florianópolis, Santa Catalina, Brasil,  la Dra Carmita Abdo, Médica Psiquiatra del Programa de Estudios Clínicos en Sexualidad de la Facultad de Medicina en la Universidad de San Pablo, afirmó que la eyaculación precoz (EP) es un trastorno sexual altamente prevalente, y con significativas comorbilidades psicológicas y sexuales. Los distintos estudios llevados a cabo en diferentes países señalan una prevalencia de alrededor del 30%; sin embargo, a pesar de estas cifras, la mayor parte de los hombres afectados no busca ayuda profesional y, de la escasa proporción que sí consulta, la mayoría no se muestra satisfecha con los resultados obtenidos.

Con el objetivo de examinar las actitudes y conductas respecto a la presencia de la EP en la población masculina en general, Porst et al llevaron a cabo el estudio PEPA (the Premature Ejaculation Prevalence and Attitudes Survey). Se trata de una encuesta realizada a través de internet a hombres con edades comprendidas entre 18 y 70 años en Estados Unidos, Alemania e Italia (N=12.133).

Los participantes fueron clasificados como eyaculadores precoces según su autorreporte (control escaso o ausente de la eyaculación), con malestar o sufrimiento significativo a nivel personal, de la pareja sexual o de ambos. La prevalencia global de la eyaculación precoz detectada en este trabajo fue del 22.7% (24% en Estados Unidos, 20.3% en Alemania, y 20% en Italia (Porst, et al).El estudio La Vida Sexual Brasileña (Brazilian Sexual Life Study), llevado a cabo por Abdo C et al en Brasil, mostró una distribución similar a los resultados mencionados en el trabajo anterior.

Un estudio llevado a cabo por Laumann et al confirmó estos resultados, mostrando además que la EP fue más frecuente que la disfunción eréctil (DE). A diferencia de la DE —que afecta con mayor frecuencia a hombres de mayor edad— la prevalencia de eyaculación precoz se mantuvo constante a lo largo de distintos grupos de edad.

Los datos obtenidos en el Brazilian Sexual Life Study mostraron resultados similares (Abdo, et al).Existen distintas definiciones para la EP, según quien la formule y los criterios tenidos en cuenta, pero todas tienen tres elementos en común:
• El breve tiempo de latencia hasta que se produce la eyaculación.
• La percepción de falta de control.
• Las consecuencias negativas del trastorno en la vida sexual, personal y de pareja.

En el estudio PEPA, las principales causas identificadas por los pacientes como responsables de su eyaculación precoz fueron:

• Estar muy excitado sexualmente (48.7%).
• Estar excesivamente sensible al tacto (31.9%).
• Tener relaciones sexuales de manera infrecuente (30.6%).
• La ansiedad por el desempeño (26.6%).
• Estar envejeciendo (23.6%).
• Las causas psicológicas o emocionales (10.4%).
• La presencia de enfermedades médicas (5.4%).

Si bien la etiología médica representó la proporción más baja en la muestra encuestada, se sabe que existen muchas causas médicas de eyaculación precoz (como, por ejemplo, trastornos tiroideos, uretritis, prostatitis), por lo que en la actualidad se le está dando creciente importancia a la diferenciación entre eyaculador precoz primario y secundario.

El control es la llave que el hombre tiene sobre la percepción de su eyaculación. Y la falta de control es lo que lo lleva a situaciones de malestar, sufrimiento, angustia, imposibilidad de disfrute en el encuentro sexual y, finalmente, a las dificultades en las relaciones interpersonales.

Aunque su pareja manifieste sentirse bien con esta situación, la presencia de eyaculación precoz hace que quien la padece se sienta inferior y rechace el encuentro sexual. No obstante la alta prevalencia del trastorno, existe una serie de barreras que dificultan el acceso de los sujetos afectados al tratamiento, entre las que pueden mencionarse la dificultad de los pacientes para hablar de estos problemas y/o para encontrar información adecuada referida al trastorno.

El estudio “Eyaculación precoz desde el punto de vista del paciente” fue realizado por Abdo C et al en el marco de un proyecto de investigación en sexualidad. El objetivo de este trabajo fue la evaluación el trastorno desde el punto de vista de la percepción del paciente.

El ensayo incluyó 32 pacientes con eyaculación precoz primaria (46.9% de la muestra, edad promedio 42.7 años ± 12.6) o adquirida (53.1% de la muestra, edad promedio 41.2 años ± 11.7). El 100% de los pacientes incluidos en el subgrupo de eyaculadores precoces primarios era heterosexual, mientras que el 94.1% de los pacientes con eyaculación precoz adquirida tenía la misma orientación sexual.

Los pacientes fueron sometidos a una serie de consultas para evaluar su percepción acerca de la eyaculación precoz. Una fue que la EP era considerada un problema de la edad, una cuestión común y natural en personas mayores. El 100% de los pacientes con EP primaria y el 88.2% de los del grupo con EP adquirida respondieron que esto no es así.

Otra de las hipótesis formuladas hizo referencia a que los hombres con EP padecen el mismo sufrimiento que los sujetos afectados de disfunción eréctil, a lo que el 93.3% de los pacientes con EP primaria y el 94.1% de los sujetos con EP adquirida respondieron de manera afirmativa; mientras que el 6.7% y el 5.9% de los afectados por EP primaria o secundaria, respectivamente, respondieron negativamente.

Respecto de la posibilidad de que la eyaculación precoz fuera un problema relacionado con el estilo de vida, y por lo tanto no pasible de tratamiento, el 100% de los pacientes con EP primaria y el 88.2% de los afectados con EP adquirida dijeron no estar de acuerdo con esa posibilidad.

Ante la hipótesis: Hay una cantidad 2 a 3 veces superior de hombres con EP en comparación con los que padecen de disfunción eréctil, el 73.3% de los pacientes con EP primaria respondió que eso es cierto y el 26.7% que es falso; y el 76.5% de los sujetos con EP secundaria dijo que esa aseveración es verdadera y el 23.5% sostuvo que es falsa.

Otras de las hipótesis por la opción cierto–no cierto fue que la eyaculación precoz es un trastorno mental que requiere ayuda psicológica, ante lo que el 66.7% de los pacientes con EP primaria y el 62.5% de los sujetos con EP adquirida respondieron de manera afirmativa, mientras que el 33.3% de los afectados de EP primaria y el 37.5% de los sujetos con EP secundaria consideró que dicha afirmación no es cierta.

Acerca de que la presencia de eyaculación precoz impacta tanto en el hombre afectado como en su pareja, el 93.3% y el 100% de los sujetos con EP primaria y secundaria, respectivamente, respondieron que esa aseveración es cierta, mientras que sólo el 6.7% de los pacientes con EP primaria respondió que no es cierta.

Cuando se interrogó a los sujetos acerca de qué es lo que haría más fácil la búsqueda de tratamiento para su problema, los pacientes con EP respondieron:

• La propia iniciativa (73.3%).
• La derivación al especialista (73.3%).
• La iniciativa de la pareja (66.7%).

En el grupo de sujetos con EP adquirida, el 94.1% de los pacientes refirió que la propia iniciativa haría más fácil buscar ayuda, seguidas por la derivación al especialista (58.8%) y la iniciativa de la pareja (52.9%).

Cuando se preguntó a los pacientes si cuando realizaron consultas médicas los profesionales indagaron acerca de su desempeño sexual y/o la presencia de eyaculación precoz, el 100% de los pacientes con EP primaria respondió que no fue interrogado sobre su desempeño sexual, y el 80% refirió que tampoco se preguntó sobre la presencia de EP.

En cambio, en el grupo de pacientes con EP secundaria, el 64.7% de los pacientes reportó que sí fue interrogado sobre su desempeño sexual, y el 58.8% sobre la presencia de EP. Esta diferencia probablemente se relacione con la presencia de un cuadro médico y con la aparición de un trastorno sexual en pacientes que con anterioridad no tenían dificultades.

La indagación acerca de las dificultades más importantes relacionadas con la presencia de eyaculación precoz reveló que para los pacientes con EP primaria fueron la falta de control sobre la eyaculación (100% de los casos) y el tiempo demasiado breve de latencia eyaculatoria intravaginal (TLEI) en el 66.7% de los casos, mientras que para los pacientes con EP secundaria las 2 dificultades más mencionadas fueron: la falta de control sobre la eyaculación (70.6%) y la preocupación por no poder satisfacer sexualmente a su pareja (64.7%).

Probablemente, esta dificultad tuvo mayor significación en este grupo debido a que con anterioridad a la aparición de la EP los sujetos conseguían satisfacer de manera adecuada a sus parejas.

La pesquisa acerca de qué dificultades (falta de control sobre la eyaculación, tiempo breve de latencia eyaculatoria intravaginal, malestar personal, insatisfacción per-sonal con la relación sexual, e insatisfacción de la pareja con la relación sexual) relacionadas con la presencia de EP tiene mayor impacto en la vida de los pacientes, mostró un grado uniforme de importancia, tanto en pacientes con EP primaria como secundaria.

Cuando se interrogó a los pacientes sobre qué tipo de tratamiento escogerían para su problema de EP si pudieran elegir, la mayoría de los sujetos con EP primaria (40%) y secundaria (35.3%) respondió que elegiría psicoterapia y medicación.

La pregunta acerca de cuáles son las expectativas relacionadas con el tratamiento de la eyaculación precoz, mostró que el resultado más esperado es lograr el control sobre la eyaculación en los pacientes con EP primaria, y volver a obtener ese control en los pacientes con EP secundaria, seguido por un deseo de alcanzar un tiempo mayor de latencia eyaculatoria intravaginal (en ambos grupos de eyaculadores precoces) y una expectativa de mayor satisfacción sexual de la pareja.

Para finalizar, es preciso destacar que la eyaculación precoz es un trastorno sexual bastante frecuente en la población masculina, con una distribución similar entre las distintas edades y entre las diferentes regiones geográficas.

Si bien existen gran cantidad de definiciones, los 3 elementos comunes que las caracterizan son: la percepción de falta de control, el tiempo breve de latencia hasta que se produce la eyaculación, y las consecuencias negativas del trastorno en la vida sexual, personal y de pareja. La EP debe considerarse un problema de la pareja, dado que frecuentemente la compañera sexual padece altos niveles de malestar e insatisfacción con la relación sexual.

Respecto de las conclusiones del estudio aquí presentado, casi el 100% de los sujetos afectados por EP reconoce que este trastorno no guarda relación con la edad ni es común o natural en hombres mayores, y no es problema del estilo de vida.

Los eyaculadores precoces (especialmente los que padecen EP primaria), consideran que los médicos deberían indagar de manera rutinaria sobre los problemas relacionados con la sexualidad. Los sujetos con EP manifestaron que las 2 dificultades de mayor importancia relacionadas con este trastorno son el control sobre la eyaculación y el tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal; mientras que los pacientes con EP secundaria refirieron que el control sobre la eyaculación y la satisfacción sexual de la pareja son los aspectos más importantes.

Ambos subgrupos de sujetos eyaculadores preferirían un tratamiento combinado de psicoterapia más medicación. Y las expectativas relacionadas con el tratamiento son: i) obtener mayor control sobre la eyaculación; ii) lograr mayor tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal y mayor grado de satisfacción con la relación sexual, tanto personal como de la pareja.

CODHy 2010: Hacia un enfoque más racional en el tratamiento de la Diabetes Mellitus Tipo 2
CODHy 2010: Guías para el manejo y control de la diabetes mellitus tipo 2: ¿Qué hay de nuevo? ¿Qué está bien? ¿Qué está mal?
Registro Ingreso
Perdió su contraseña?
Registro Ingreso
La contraseña será enviada a su correo

Ver términos de uso y condiciones

Regístrese

Para acceder a todos el contenido y las últimas novedades te invitamos a registrarte sin costo e ingreso instantáneo.

Quiero registrarme Ya estoy registrado
Registro Ingreso
Ingresar